miércoles, 17 de septiembre de 2014

Cheesecake Japonés (Tarta de Queso Japonesa o Soft Cotton Cake)




¡¡¡Por fin!!! ¡Por fin me han devuelto mi ordenador y puedo publicar esta delicia!

Veréis, la preparé con toda mi ilusión el pasado fin de semana deseando que llegara el lunes para compartirla con todos vosotros pero, ay... ¡Mi ordenador dijo basta! 

¡Basta de que me lleves de acá para allá emparedado entre una cantidad bestial de libros! Decido que me voy de vacaciones. Y así fue. El domingo me pasé toda la noche editando las fotos y funcionó perfectísimamente, pero al parecer, a mi portátil no le gustan los lunes y decidió que su pantalla dejara de funcionar :(


 Pero lo peor estaba por llegar...

Cuando lo llevé a la tienda, el amable chico me dijo con muy buenas palabras que, como fuera el no se qué de la pantalla, estaba fastidiada porque el arreglo me costaría unos 300 €!!!!! AAAAAGGGGHHH!!!

Me pasé la noche del lunes, el completo martes y parte de hoy miércoles rezando a todos los santos que se me ocurrían para que solo fuera una tontería de algún cable y...

¡¡Gracias a Dios que lo ha sido!! Al final un cablecillo de nada estaba desconectado... Ay, menos mal!

Así que ya puedo compartir con todos vosotros este pecado.



Si me leéis con frecuencia, sabéis que mi obsesión por las tartas de queso me ha llevado desde la típica de Nueva York, hasta la pecaminosa de chocolate, pasando por cupcakes de tarta de queso y polos de cheesecake.

Pues cuando ya pensaba que mi locura había tocado límite, se me ocurre que por qué no, voy a hacerme un recetario internacional de recetas de cheesecake. 

Ya tengo la New York style, pero he encontrado prometedoras recetas de London cheesecake, el Käsekuchen alemán y la que más llamaba mi atención de todas: 

El Cheesecake Japonés, también llamado soft cotton cake (algo así como tarta de algodón). 

El por qué de ese nombre lo descubriréis cuando la hagáis...


 ,
¡Porque esta tarta es absolutamente delicada! Nada que ver con su hermana neoyorkina... ¡Es algodón puro! Yo la sitúo en un punto intermedio entre un bizcocho súper esponjoso y ligero y una mousse cremosa y suave. Es súper ligera y con una textura que se funde en la boca...

¡¡Ay!! ¡No podéis imaginaros lo difícil que es estar escribiendo sobre ella y saber que ya no queda ni una miga!

Su diferencia fundamental con el resto de tartas de queso es que utiliza muy poco de éste ingrediente y que su preparación se parece mucho a la de una mousse o un Angel Food Cake: usa claras montadas que le dan ligereza e integran un montón de aire.

Además, os soprenderá la forma en la que se integra el queso... Leed la preparación y me contáis.

Por ello os advierto de que hay que ser cuidadosos al prepararla, ya que es súuuuper frágil y si no tenemos maña para integrar las claras, se nos bajará totalmente.

¡Aquí tenéis la receta! La saqué de algún blog, pero como la apunté rápido en un papel no me acuerdo de dónde fue! Lo siento! Si la autora o autor lee la entrada que me perdone por no mencionar su blog!



 CHEESECAKE JAPONÉS (Soft Cotton Cake)

Ingredientes para un molde de 23 cm:

  • 140 g de azúcar
  • 6 huevos (separados en claras y yemas y a temperatura ambiente)
  • 1/4 de cucharadita de Cremor Tártaro (lo podéis encontrar en tiendas de repostería o en internet. Echad un vistazo a Recomendaciones)
  • 50 g de mantequilla
  • 250 g de queso crema
  • 100 ml de leche semi
  • 1 cucharada y media de zumo de limón
  • 60 g de harina
  • 20 g de Maizena
  • Una pizca de sal

Elaboración:

1. Precalentamos el horno a 160º y engrasamos el molde con spray desmoldante o con un poco de aceite. Además, forramos su exterior con papel de aluminio ya que hornearemos al baño maría y así evitaremos que se filtre el agua en el molde.

2. Ponemos el queso, la mantequilla y la leche en un bol resistente al calor y colocamos éste en un cazo con agua para hacer un baño maría. Si tenéis un cazo con doble fondo os ahorraréis el bol. Lo ponemos a fuego lento y dejamos que se funda todo y se forme una crema sedosa y sin grumos. Reservamos para que se temple.

3. Tamizamos las harinas y, cuando la crema esté templada, las añadimos a ésta junto con la sal, las yemas y el zumo de limón. Mezclamos bien hasta que quede muy homogéneo.

4. Preparamos un merengue. Ponemos en el bol de la batidora (o en otro bol usando unas varillas normales) las claras  y el cremor tártaro y batimos hasta que estén espumosas. Paramos, añadimos el el azúcar y seguimos batiendo hasta conseguir picos blandos. Para saber cuando está, levantaremos las varillas. Si el pico que queda en ellas al levantarlas se dobla ligeramente hacia un lado y después se queda quieto, estarán listas. No os paséis y hagáis picos duros, ya que si no será imposible integrar el merengue en el resto de la mezcla.

5. Con mucho cuidado, ponemos 1/3 del merengue en la crema de queso y lo mezclamos muy suavemente con ayuda de una lengua y mediante movimientos envolventes, desde el centro hasta los extremos. Cuando esté integrado, añadimos otro tercio y repetimos el proceso.
Por último, vertemos toda esa mezcla en el bol del merengue restante (en lugar de echar el merengue en la crema como antes) y repetimos los movimientos envolventes hasta integrar.

6. Vertemos la mezcla en el molde, lo colocamos sobre una bandeja de horno con agua que llegue hasta la mitad del molde y horneamos durante una hora aproximadamente, o hasta que el cheesecake esté firme y bien dorado por encima.

7. Apagamos el horno y dejamos que se atempere un poco dentro de éste para evitar un cambio brusco de temperatura. Cuando esté templado, lo sacamos a la encimera y lo dejamos ahí hasta que esté completamente frío. Después lo metemos a la nevera y lo dejamos toda la noche.

8. Decoramos con mermelada, un poco de azúcar glasé o unos frutos del bosque.

NOTA: Usad un molde bien alto porque este cheesecake suele subir muchísimo! Y no os preocupéis si durante el horneado sube más por un lado que por otro. Luego se aplana al enfriarse y queda todo igual.



Espero que la hagáis pronto, porque de verdad que merece la pena ser cuidadoso y todo el trabajo que lleva porque está... ¡DELICIOSÍSIMA!



¡Hasta la próxima!


21 comentarios:

  1. Una tarta deliciosa, solo con verla se me hace la boca agua. Besos

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias! Estaba muy buena, anímate a prepararla!
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  3. Ay los ordenadores! Qué quebraderos de cabeza que nos dan...
    Me alegra que te haya podido permitir traernos esta maravilla! Te ha quedado una textura que transmite perfectamente la ligereza de la tarta!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si fueran más económicos tendría varios de repuesto! jajaja
      La verdad es que casi, casi puedes comértela sin remordimientos! ;D
      Besotes!

      Eliminar
  4. Chiquilla, ya con la primera foto me habías convencido, pero al ver el resto y leer tus palabras...Me has dejado con unas ganas de probarla...yo también soy fan de las tartas de queso. No me despegaré de aquí para no perderme ninguna de las que vayas probando.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ni las palabras ni las fotos están a la altura de su sabor! A ver si consigo una receta fiable del Käsekuchen alemán y la publico pronto :D
      Besitos!

      Eliminar
  5. Guauuuu! Menuda pinta tiene!! queremos ese último trozo...se ve....riquísimo!!!
    Besitos
    Tamara&Gemma

    El Secreto Endulzado

    ResponderEliminar
  6. Tiene una pinta increíble!
    Lo tuyo con las tartas de queso es obsesión.... pero es comprensible. A mí me encantan, están buenísimas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Madre mia que pinta!! A mi me vuelve loca también las cheesecake! Y esta no la conocia, asi que te animo con la decisión de hacer un recorrido por el mundo de las cheesecake porque no me las pierdo!! Un besillo

    ResponderEliminar
  8. Pues q decir que no hayan dicho ya. Una pinta estupenda. Casi se puede saborear la textura esponjosa. Tenía la receta pendiente hace tiempo, pero me he acabo de decidir al ver tu post. Me quedo x tu blog también. ��

    ResponderEliminar
  9. ¡Te animo a que la prepares porque queda deliciosa!
    Gracias por quedarte por aquí :D
    ¡Un besazo!
    Irene

    ResponderEliminar
  10. mmmm por dios! yo tengo, debo, digo, ya tengo que hacer esto! que pinta!!

    Te ha quedado sin palabras.

    Besitos!

    Cherrybake

    Celia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Cuando la hagas me cuentas!! Ya verás que no te decepciona...
      Un besazo!

      Eliminar
  11. buen dia hoy realice tu receta del pastel y me quedo de arriba bien cocido y de abajo crudo me puedes decir si le aumento a la temperatura o lo dejo mas en el horno, el tiempo que le di fue de 1 hora 20 min.

    saludos espero me puedas apoyar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Silvia!
      ¿Te aseguraste de hornear con calor arriba y abajo? Quizás si tenías el horno en una posición incorrecta, o colocaste la bandeja muy alta, se te hizo muy rápido por encima. También puede ser que el tiempo de horneado en tu horno varíe con respecto al mío, ya que cada horno es un mundo.
      Para la próxima, déjala un ratito más y si ves que se dora demasiado por la superficie, bájale un poco la temperatura al horno.
      ¡Espero haberte ayudado!
      Un saludo,
      Irene.

      Eliminar
  12. Hola Irene:

    Mis vários intentos en hacer esta receta no me ha resultado bien, hago justamente lo que indica la receta, pero luego que abro la puerta del horno un poquito, las tartas que están super crescidas, se bajan y se hunden... Han quedado tipo quesillo mas o menos... Podrias ayudarme a descubrir que es lo que me está pasando? Que tipo de harina se usa? con levadura o sin levadura? No entiendo porque se me baja tanto y no queda justamente como el tuyo... No quiero desistir, pero quisiera descubrir que és lo que está mal... Muchas Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Maribel,
      Disculpa mi tardanza en contestar. La harina es normal, sin levadura.
      Puede que el problema sea que necesita algo más de tiempo en el horno. Las temperaturas varían de un horno a otro, por lo que puede ser que al tenerla el mismo tiempo que yo, aún no esté cocinada por la variación en la temperatura.
      También podría ocurrir que al abrir inmediatamente la puerta del horno, debido al drástico cambio de temperatura, la tarta se baje. Prueba a dejarla dentro con el horno apagado unos 10 minutos.
      ¡Espero que te sirvan de ayuda mis consejos!
      Un saludo.

      Eliminar
  13. hola! que tipo de azucar utilizaste? blanca granulada o morena granulada?

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por tu comentario! Me encanta leerlos y me motivan mucho para seguir avanzando en este mundillo del blog, mejorar lo que tenga que mejorar y aprender de todos.